Manteca de Karité

La manteca, se extrae de las nueces de karité, el fruto de un árbol que crece en las sabanas de África occidental. El karité crece en estado salvaje en África, especialmente en Burkina Faso, Costa de Marfil, Malí y Sudán, donde se encuentran los árboles de mejor calidad. Aunque es un producto comestible, es principalmente conocido por sus propiedades cosméticas, hidratantes, regeneradoras y suavizantes para la piel. El nombre de karité significa árbol de mantequilla

La manteca de karite tiene múltiples indicaciones cosméticas debido a que posee numerosas propiedades reparadoras, además de suavizar la piel, le aporta flexibilidad y la hidrata en profundidad. Es rica en vitamina A, D, E y F. También ayuda a mantener la elasticidad y la flexibilidad de la piel estimulando la producción de colágeno, gracias a sus ácidos grasos y a la vitamina F.

Se encuentra en el siguiente producto: body butter