Equilibrio

TRUCOS SENCILLOS PARA TENER UNA VIDA MÁS EQUILIBRADA

Hablar de equilibrio vital es hablar de armonía, paz y tranquilidad. Pero, cuál es el tipo de equilibrio más importante, el que hay en nuestro interior o el exterior?

Si eres como la mayoría de las personas, seguro que en demasiadas ocasiones has sacrificado lo que realmente quieres o sientes, por hacer feliz a otros o por no lastimarlos. Gustarle a los demás y tratar de satisfacer las expectativas que tienen sobre nosotros no es malo, siempre que eso no vaya en contra de nosotros mismos.

Estar “a gusto en nuestros zapatos” es lo único que realmente nos garantiza una vida en armonía y equilibrada. No es fácil ni se puede conseguir siempre, pero es de lo más aconsejable esforzarnos por estar bien con nosotros mismos y, por supuesto, con los que nos rodean, todo el tiempo que nos sea posible.

Te dejamos algunas sugerencias sobre acciones cotidianas que te ayudarán a pensar más en ti y a sentirte más a gusto:

Pon límites y aprende a decir que NO

Parece simple, pero decir que NO en ocasiones es muy difícil. Sin embargo si no sabes negarte significa que en muchas ocasiones aceptas cargas que te hacen daño o haces cosas que realmente no quieres.

Por tanto esfuérzate por aprender a decir que NO. Saber hacerlo es tan importante como decir que SI y te ayudará a estar más en armonía con tu interior.

Puede que al principio te resulte difícil pero cuando compruebes que a la larga te sientes mejor, tendrás más claro la importancia de un buen NO dicho a tiempo.

Rodéate de gente positiva

Te has parado a pensar que alguna de las personas que te rodean lo único que hacen es quitarte la energía, darte problemas y robarte la felicidad? No importa si son “amigos”, familia, jefes o compañeros de trabajo. Aléjate de ellos.

Elige con cuidado a la gente con la que pasas tu tiempo. Rodéate de personas alegres, optimistas, con ganas de avanzar y ser feliz. Esas compañías son la mejor que puedes tener no sólo porque te ayudarán en tiempos difíciles sino porque te contagiarán su positivismo y harán de ti una persona más feliz.

Trabaja en algo que disfrutes

No estás obligada/o a hacer un trabajo que no disfrutas, aunque algunas veces pienses lo contrario. Puede que no sea fácil cambiar y que te dé miedo, pero recuerda que la mayor parte del día lo pasas trabajando así que es ideal disfrutar lo máximo posible.

Busca algo que realmente te guste (aunque eso no significará que sea fácil) y si no quieres cambiar, entonces cambia de perspectiva y busca todo lo positivo que tu trabajo te aporta, de esa manera disfrutarás haciéndolo.

Escucha a tu cuerpo, él te guiará sabiamente

Una de las cosas que hacemos con frecuencia es “maltratar” nuestro cuerpo, aunque no seamos conscientes de ello. Quererte a ti misma/o pasa por cuidar tu cuerpo y escucharlo con atención. Nadie mejor que él te dirá lo que realmente necesita para estar bien y tener energía.

Aliméntate bien, con alimentos sanos y a horas adecuadas, no caigas en pensar que comer es lo menos importante.

Descansa adecuadamente, tu cuerpo necesita dormir para reponer energía y afrontar adecuadamente el día a día.

Usa ropa y zapatos cómodos, priorizando sentirte bien por sobre tu apariencia, o por sobre la opinión de los demás. Tu cuerpo te lo agradecerá.

Disfruta de tiempo en la naturaleza

El contacto con la naturaleza es una excelente medicina, relaja y recarga las pilas, así que siempre que te sea posible disfruta de momentos al aire libre, en contacto con mar, árboles o montañas.

Siempre es posible, aunque vivas en medio de una ciudad llena de gente, autos y estrés. Escápate a un parque y verás que los árboles y el sonido de los pájaros conseguirán hacerte sentir de maravilla.

Articulo escrito por nuestra amiga y colaboradora Milagros Portocarrero,
Abogada de profesión, con formación en Ventas y Recursos Humanos. Amante de la lectura, la escritura y especialmente de los viajes. Creadora del blog www.patasdegallo.com

Comparte

Share on facebook
Share on linkedin
Share on email

También le puede interesar