Meditación

Hábitos nocivos que te quitan la energía

La vida diaria está llena de pequeños y grandes desafíos y objetivos que alcanzar. Sin importar su tamaño la verdad es que cuanta más energía positiva tengas para afrontarlos, será mucho mejor.

Sin embargo aunque no te des cuenta, seguro que tienes hábitos que no sólo no te ayudan a mantener “las pilas cargadas”, sino que contribuyen a robarte energía y hacen que todo te parezca más difícil.

Identificar cuáles son esos hábitos que forman parte de tu vida y te quitan la energía, es el primer paso para trabajar sobre ellos hasta reducirlos lo más posible y, en el mejor de los casos eliminarlos por completo.

Estos son algunos de esos hábitos nocivos que te recomendamos cambiar para sentirte mejor:

Preocuparte por lo que no puedes controlar
Preocuparte por cosas como lo que pasará en el futuro es algo de lo más común, pero en la inmensa mayoría de casos se trata de preocupaciones sobre hechos que no puedes controlar. La preocupación no evita que pase aquello que temes, ni soluciona ningún problema, pero te causa estrés, ansiedad y te quita energía.

Céntrate en lo que esté en tu mano controlar y no te preocupes, sino más bien ocúpate de esas cosas. Así todo será más fácil.

adorno

Ser perfecionista
Si eres de esos que busca ser perfecionista en todo, lo más seguro es que te hayas frustrado más de una vez. La perfección no existe y además es muy subjetiva así que lo que es perfecto para ti puede no serlo para los demás.

Buscar la perfección en todo es agotador y además es poco práctico porque te impide avanzar.

Haz tu mejor esfuerzo y relájate. Sé tú misma/o y acepta que las cosas, las personas y la vida pueden ser buenas y de muchos tonos y colores sin necesidad de ser perfectas.

adorno

Dejarte absorber por las preocupaciones de los demás
Puede que pienses que es tu deber preocuparte por aquello que le preocupa a la gente que te importa, pero esa es una falacia.

Ayudar a los demás siempre que te sea posible es maravilloso, pero sólo compartir sus preocupaciones cuando no tienes posibilidades reales de hacer algo al respecto, no ayuda ni a los otros ni a ti misma/o.
Los problemas de otros NO son tus problemas.

adorno

Intentar ayudar a quien no quiere tu ayuda
Cuántas veces no te has visto intentando resolver problemas de otros y lo único que has conseguido es sentirte frustrado porque parece no servir de nada.

Aunque tengas la respuesta a sus problemas, es imposible ayudar a quien no quiere ser ayudado. Recuerda que por mucho que estires la mano para sacar a alguien del agujero, si el otro no estira la suya no podrás sacarlo. Lo único que conseguirás es gastar tus energías en vano.

Ni siquiera vale la pena dar consejos a quienes no quieren recibirlos.

adorno

Dar demasiada importancia a las opiniones de los demás
Nunca podrás gustar a todos, por mucho que te esfuerces, así que relájate. Mira en tu interior y sé auténtica/autentico viviendo tu vida según tus principios y tus sueños.

Si estás pendiente de lo que otros opinen sobre ti y sobre las cosas que haces, perderás de vista quién eres en realidad. Marca tú el ritmo y no sigas el ritmo de los demás.

adorno

Pasar demasiado tiempo enganchado a la tecnología
Ya sea en el computador, el teléfono celular, videojuegos o la televisión, si pasas demasiado tiempo conectado terminarás agotando tus energías. Cuando te des cuenta de que llevas mucho tiempo “enganchado”, actúa rápidamente, desconéctate de las tecnologías y conéctate a la vida real, a las personas y a la naturaleza. No hay nada mejor para recargar las pilas.

Y evita también contaminarte demasiado con las noticias. Aunque es útil estar informado, el exceso hace daño, más teniendo en cuenta que las noticias normalmente sólo destacan el lado malo y triste de la realidad, que no es el único.

Comparte

Share on facebook
Share on linkedin
Share on email

También le puede interesar